viernes, 13 de septiembre de 2013

Revista Jueces para la Democracia Información y Debate Número 21 1/1994

Accede a la Revista

Debate
En nombre de la ajena desgracia, Clemente Auger
La salida de Tangentópolis pasa por llevar a buen fin los procesos. (Entrevista a Giuliano Turone), Francisco Gor
Cómo se frustró el nombramiento de José Antonio Martín Pallín para defensor del Pueblo y por quién, José Antonio Gimbernat
Corrupción y transformaciones económicas, Alberto Recio
La corrupción y el futuro de la democracia, Antonio Doñate
La reforma del asilo: una norma bajo sospecha, Ramón Sáez Valcárcel
Sociedad, democracia y Justicia, Cándido Conde-Pumpido Tourón
La reforma de la negociación colectiva: objetivos declarados y efectos posibles, José Folguera Crespo
Insumisión. Solución: despenalización, Edmundo Rodríguez Achútegui 

Estudios
La entrada en el domicilio o en otros lugares cerrados para la ejecución de actos de la Administración. Hacia un modelo garantista, Jesús Peces Morate

Teoría/práctica de la jurisdicción
Comentario aprisa de la Ley de Subrogación Hipotecaria, Guillermo Sanchís
La satisfacción provisional de la pretensión y la reforma del proceso civil, el modelo francés del juez de los “référés”, Carlos Gómez Martínez

Cuestiones de ordenamiento judicial
CGPJ, versión 1985: un desastre anunciado, Perfecto Andrés Ibañez

Internacional
Tribunal Permanente de los Pueblos: sesión sobre las Políticas del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial
El Ministerio Público en Portugal, Eduardo Maia Costa
Ser juez en Guatemala, Yolanda Pérez Ruíz
Guatemala: Justicia para Myrna Mack, Fundación Myrna Mack

Documentos de Jueces para la Democracia
Jueces para la Democracia: una apuesta fuerte por los principios y la legalidad del Estado constitucional de derecho

Apuntes
Por un modelo policial “imperfecto”
El Estado con Amedo y Domínguez
Reinserción de alta velocidad
Filesa: el “chiste” del procedimiento abreviado, un mal chiste
Nécora: “mariscadores” en río revuelto
Tampoco es eso
De Eligio Hernández a García Vargas: rigor conceptual… y Estado confesional